MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Categoría de Branding y Diseño en El Sol. Reparto de premios


El Festival de Publicidad de San Sebastián que se celebró en Bilbao incorporaba en esta edición una nueva categoría de Branding y Diseño. El jurado estuvo formado por Víctor Mirabet (consejero delegado de Coleman CBX Branding); Carles Graell (director creativo ejecutivo de CB’a Graell, Grupo Ogilvy); Jacobo Benbunan (fundador y consejero delegado de Saffron Brand Consultants), y Pau Dueñas (managing partner en Morillas).
El perfil de los jurados será para muchos una declaración de principios. No es criticable en sí, simplemente se orienta con ello los criterios, el “espíritu” de la convocatoria. Publicado en Visual 175


Para los amantes de la estadística, unos cuantos datos:
De las veintiséis piezas que pasaron a la lista corta, solo once no pertenecían a las empresas o grupos de los miembros del jurado.
El jurado otorgó dieciséis Soles. Diez de ellos fueron a parar a las compañías a las que pertenecen los jurados, o a sus grupos.
Saffron Brand, representada en el jurado por J. Benbunan, no colocó en la lista corta ninguna pieza, ni ganó ningún Sol. El resto de las compañías con representante en el jurado, obtuvieron todas un mínimo de dos Soles.

¿Cuándo el diseño dejó de ser Cultura?

Hace dos décadas se decidió que la promoción del diseño en nuestro país no dependería de Cultura, sino que colgaría del mismo departamento donde estuvieran las PYMES. Fue un error estratégico enorme. Tanto es así, que, durante los primeros años, la Sociedad Estatal Ddi decidió prestar atención, quizá saliéndose del guión, a los aspectos culturales del diseño, a su influencia sobre las personas. Se hicieron algunas exposiciones que hoy son referentes. La más sonada fue “Signos del siglo”, documentada en un excelente libro diseñado por Cruz Novillo al que pronto empezó a llamársele el ataúd: por su aspecto negro y dorado, por su peso, y porque recogía los diseños de muchos profesionales que ya habían muerto o que previsiblemente fallecerían en los años siguientes.
Poco a poco esa sensibilidad fue perdiéndose, marcando un hito las declaraciones de May Valdecantos, entonces directora del Ddi, que afirmó con orgullo que habíamos conseguido que el diseño abandonara las páginas de cultura de los periódicos para pasar a las de economía. Aquello resumía y culminaba todo un proceso equivocado y su escalofriante resultado. El modelo fue seguido sin ningún atisbo de crítica por los gobiernos autonómicos. Este modelo que posicionaba el diseño con todos los adjetivos y tópicos (valor añadido, herramienta para la exportación, elemento de competitividad…) proponía además un mensaje subyacente: el diseño dejaba de ser esencial –la cultura lo es– para presentarse como algo prescindible. Y ese mensaje es el que hoy ha terminado por imponerse. Y siendo prescindible, es recortable no en un porcentaje como lo son otras actividades, sino en su totalidad. Que es lo que está sucediendo. Los fondos destinados a la promoción del diseño han sido transferidos a ENISA, una empresa pública para financiar empresas y, muy especialmente, cuando estas preparan su salida a bolsa. Evidentemente esos fondos se han diluido como un azucarillo. Lo malo no es que ENISA no haga nada por el diseño más allá de algún patrocinio anecdótico y sin criterio, lo peor es que ocupa el espacio, no pudiendo hacerlo otros.
Decíamos antes que el error estratégico fue enorme. Y sin que exista relación de causa y efecto, hemos visto una vez más su fruto hace unas semanas. El Ministerio de Cultura se ha subido –sí, ellos también– al carro de las subastas de diseño: a través de una web de crowdsourcing ha convocado una “batalla creativa” para la realización de la imagen del Instituto Nacional de las Artes y de la Música (INAEM). En otro tiempo el Ddi les hubiera invitado a reconsiderar el concurso, y se hubieran ofrecido a ayudarles para reconducir el mismo. ENISA en tales funciones ni está ni se la espera. No son los primeros en realizar una convocatoria así, ni serán los últimos. Pero da una idea de las consecuencias que veinte años de hacer las cosas equivocadamente nos han traído: para el Ministerio de Cultura, contratar diseño no es muy distinto que comprar papel higiénico o tóner para la fotocopiadora. Bueno, sí… los proveedores de papel o tóner sólo tienen que pasar un presupuesto. Los más de trescientos diseñadores que compiten han realizado su trabajo, y sólo uno de ellos va a cobrar por él. Su estulticia al participar en estos enjuagues no justifica que sucedan.

Have any Question or Comment?

2 comments on “Categoría de Branding y Diseño en El Sol. Reparto de premios

Hi there, I discovered your website by way of Google at the
same time as searching for a related subject, your
site got here up, it seems good. I’ve bookmarked it in my google bookmarks.
Hello there, simply turned into aware of your weblog through Google, and located that it is really informative. I’m going to
watch out for brussels. I’ll be grateful when you continue this in future. A lot of people will be benefited from your writing. Cheers!

Hi there, just became aware of your blog through Google,
and found that it is really informative. I’m gonna watch out for brussels. I’ll be grateful if you continue this in future.

A lot of people will be benefited from your writing. Cheers!

Comments are closed.

Plausive

Suscríbete

rss