MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

España Global


El año 2018 comenzaba con lo más granado del diseño nacional reunido en el Congreso de los Diputados. A petición del Grupo Socialista se sentaban en la Cámara unos cuantos Premios Nacionales de Diseño y representantes de asociaciones con responsables del área de innovación de varios organismos públicos. Durante la jornada se incidió en la importancia del diseño en el tejido empresarial español, su relevancia en lo económico y en lo social o su papel en el crecimiento internacional de las empresas españolas. Entre las conclusiones se incluían las bases de un Plan Nacional de Diseño, un código de buenas prácticas en la contratación pública de temas relacionados con el diseño, e incluso se mencionó un “Ministerio del Diseño” que coordinase la función de nuestro sector en la cultura, la industria y la economía.
La organizadora de aquellas jornadas fue Ana Botella, diputada valenciana por el PSOE y responsable durante años del antiguo IMPIVA de Valencia, conocedora del sector del diseño y de su impacto en la industria. En declaraciones a los medios, Botella aseguraba que en este país teníamos todos los elementos para convertir el diseño en una herramienta de éxito: grandes profesionales y empresas innovadoras. En palabras de la diputada, sólo falta “un Gobierno de la Nación sensible para promocionar este sector”. Por el tono de sus palabras, ese gobierno sensible iba a ser el socialista.
Apenas diez meses después, el sector del diseño nos enteramos de que Marca España evoluciona y se convierte en España Global, una marca-país destinada al mercado internacional para potenciar la imagen de España en el mundo. Parece el escenario óptimo para poner en práctica todo lo que se habló el 12 de enero en el Congreso. Pero no. La presentación de España Global, de mano de Irene Lozano, incluye la nueva imagen que representará al país. No sólo se ha hecho sin licitaciones, concursos ni publicidad alguna, sino que se jactan de que ha sido cedida gratuitamente por una experta en publicidad y diseño. De hecho, la artífice cuenta con un espacio propio de varios minutos para explicar frente a la prensa las vicisitudes en la creación de la nueva marca y las ventajas de esta.
Como punto positivo hay que remarcar que nos ha puesto de acuerdo a publicistas, diseñadores, expertos en naming y en branding: Todo mal.
La marca es objetivamente floja, y el diseño aún más. Si había alguna remota posibilidad de que el conjunto calara, desaparece según la experta va explicando la elección de cada elemento. El broche es la elección de la Helvética por su legibilidad, y en dos pesos para representar el pasado y futuro de España. La Helvética y España ¡claro! No es por mi aversión personal a la Helvética –que también–, pero imagino la cara de quienes llevan años poniendo la tipografía española en el top mundial: Los Bauertypes, Type-O-Tones, Emtypes, Typerepublics, Atipos y tantos otros que nos hubiesen sacado de la manida sosería tipográfica. Ya ni hablemos de la cohorte de diseñadores, muchos presentes aquel 12 de enero en el Congreso, que hubiesen hecho de España Global un motivo de auténtico orgullo nacional. Cobrando, claro está, y no cambiando su trabajo por unos minutos frente a las cámaras.
A mediados de octubre, Pedro Sánchez investía Presidente a una niña de nueve años. En aquel acto se aunaban los derechos infantiles con la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Intercambio de carteras, fotos y recorrido por Moncloa con consejos paternalistas de cómo debía gobernar un país. El mejor de ellos, para la elección de sus Ministras y Ministros: elige a los mejores.
No sé por qué me da que el acto de los diseñadores en el Congreso y la investidura de la pequeña Irene como Presidente parecen tener la misma importancia: poco queda después de las fotos y el postureo institucional. Publicado en Visual 196

Texto: Nano Trias (www.obaku.es/zenblog)

Plausive

Suscríbete

rss