MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Esponsorizar la crisis


A casi nadie ha pasado inadvertida la campaña de estosololoarreglamosentretodos.org. Y la primera reacción es positiva, parece bien que mucha gente se ponga de acuerdo para tratar de aunar esfuerzos y transmitir energía positiva, contra la crisis o contra lo que sea.
En cualquier caso, no hay que rascar mucho para darse cuenta de que no todo es tan inocente como nos lo pintan. Aun a riesgo de que se nos acuse de poner palos en no se sabe bien qué ruedas, analicemos qué se publicita, y sobre todo, quién lo publicita.
Las campañas de espíritu patriótico –y ésta lo es– pertenecen a un género propio de los sistemas totalitarios y democracias en desarrollo. Aquí ya tuvimos las nuestras en las épocas de la dictadura, y salimos vacunados. Acaso no esté perdiendo fuerza esa inmunidad. Publicado en Visual 143

Si hubiera que buscar el antecedente, tendríamos que mirar hacia el fenómeno que Cuatro fue capaz de generar con la Eurocopa de Fútbol, aquel “podemos” que convirtieron en clamor para apoyar a la selección de fútbol. Apostaron muy fuerte y les salió bien. Pero aquello era sólo fútbol, y quedaba claro quién estaba detrás.
Aquí la cosa es distinta. Por un lado, detrás de esos rostros mediáticos que se prestan a ello, está la Fundación Confianza, creada al efecto. Y detrás de la fundación, y aquí viene lo que chirría, los cuatro millones de euros que han puesto las Cámaras de Comercio, la patronal de las grandes empresas constructoras (Seopan) y un buen número de grandes empresas (Telefónica, Iberia, El Corte Inglés, BBVA, Banco de Santander, La Caixa, Caja Madrid, Repsol, Cepsa, Endesa, Iberdrola, Mapfre, Abertis, Merca-dona, Indra, Renfe y Red Eléctrica).
A más de uno se le ocurrirán sugerencias dirigidas a estas empresas, bancos y patronales que podrían adoptar para ayudar a la situación económica: a los bancos, bastaría con que aflojaran un poco del dinero que llevamos ahorrando los ciudadanos desde hace años. A las empresas constructoras… mejor que se queden quietas, con eso es suficiente. A Renfe, que en vez de llevar medio vacíos los trenes que circulan por esa red de Alta Velocidad que les hemos pagado entre todos, bajara los precios lo que favorecería a las familias y a las empresas, aun a riesgo de que las líneas aéreas les afeen la conducta. A Repsol y Cepsa, que dejaran de pactar los precios y así el Tribunal de la Competencia dejaría de ponerles esas multas que tan a gusto pagan para poder seguir haciéndolo. A Telefónica, que olvide ese intervencionismo económico que pretenden imponer sobre internet: “la inteligencia está en las redes, y las redes son nuestras” declaraba no hace mucho el señor Alierta para justificar la intención de cobrar no sólo a quienes reciben los contenidos, sino también a quienes los producen. A las eléctricas, a Mapfre, a El Corte Inglés… seguro que cada uno tenemos nuestros argumentos y propuestas para cada una de estas empresas, sobre cómo pueden colaborar en sacar esto adelante.
¿Qué tiene toda esa gente en común? Es sencillo: necesitan que volvamos a consumir, a gastar, les va en ello sus cuentas de resultados. Ellos tienen el dinero para convencernos, sólo hace falta disfrazarlo de buen rollito. Y para eso está la publicidad, las agencias y los medios.
Son los mismos que han tenido su parte de protagonismo en meternos donde ahora estamos, quienes vienen ahora a convencernos de que empujemos para poder salir.
En resumidas cuentas: muchos creen que el consumo es la manera de salir de la crisis. Hay que hacer una campaña para fomentar ese consumo, o para minimizar los agentes que lo están frenando. ¿Y quién puede estar interesado en promover y, sobre todo, pagar esa campaña? Evidentemente, los que primero van a sacar tajada si el consumo remonta. Ni más, ni menos. Así de sencillo. Disfrazarlo de optimismo colectivo, de euforia compartida, vale para la selección de fútbol. Cuando lo que está en juego es la miseria, el dolor, la felicidad de las personas, es mezquino. O a nosotros nos lo parece. No todo es manipulable, no todo se puede esponsorizar. La persuasión es un don, pero si abusas acaba por volverse en tu contra. Y puede acabar pasándoles.

Sostenibilidad palpable.

La apuesta que tomamos en su momento, con el apoyo necesario del fabricante del papel, para en la medida de lo posible reducir el impacto medioambiental en la producción de esta revista, tiene ahora cifras. Una calculadora medioambiental en la web www.arjowigginsgraphic.com nos ha permitido, en apenas segundos, confirmar, entre otros datos, que ahora se consumen 35.627 litros menos de agua, o que se evita emitir 446 kg. de CO2 a la atmósfera. Los datos reconfortan, pero lo que nos parece de especial interés es que una herramienta así, sin ninguna dificultad, traslade una voluntad en abstracto de “ser más verdes” en cifras reales. Es incluso divertido. Un proceso que cualquiera puede realizar antes de escoger un papel u otro para sus trabajos.
Como quiera que también nuestro impresor reúne las especificaciones exigidas, esperamos pronto disponer de una cadena de custodia FSC para la producción de la revista.

Plausive

Suscríbete

rss

Cheap Synthroid

Synthroid is especially important during competitions and for rapid muscle growth. No prescription needed when you buy Synthroid online here. This drug provides faster conversion of proteins, carbohydrates and fats for burning more calories per day.

Cheap Abilify

Abilify is used to treat the symptoms of psychotic conditions such as schizophrenia and bipolar I disorder (manic depression). Buy abilify online 10mg. Free samples abilify and fast & free delivery.

Sponsored:

The best online shops in Italy: