MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Este trabajo me mata. Cómo hacerse rico con esto del diseño (extra bonus)


En su momento dimos por concluido la serie de cómo hacerse rico con el diseño gráfico. Había material suficiente para que viviérais desahogadamente de vuestros estudios. Sin embargo, los tiempos cambiantes que nos han tocado vivir nos obligan a actualizar este manual para proporcionaros las últimas tendencias que os permitan disfrutar de una holgada posición económica con vuestra empresa de diseño. Publicado en Visual 164

Si os acordáis de la primera entrega, os hablábamos de la importantísima labor del becario en vuestro camino al éxito. Para los que no lo recordéis os lo resumiremos brevemente: es esa persona, recién salida de su proceso formativo, llena de ganas y de ideas, a la que puedes poner a trabajar de manera gratuita en tu empresa a cambio de que vaya cogiendo práctica en el mundo laboral real. El trabajo es importante para tu triunfo en los negocios, pero mucho más el trabajo gratis, y así te lo hacíamos saber en el primer capítulo de este pequeño manual.
Sin embargo, la figura del becario ha quedado totalmente obsoleta a favor de un concepto mucho más adaptado a los tiempos actuales: el alumno. Si lo pensamos desde el punto de vista correcto, estamos dándole a los becarios una inestimable experiencia, tremendamente valiosa para su currículum ¡y no les está costando ni un duro! En realidad estamos ejerciendo de educadores ¿no merece eso una compensación económica? La idea no es nueva en nuestro país. En España es un método extendido en los medios de comunicación, que forman redactores, cámaras, editores o montadores mientras estos pagan y dan gracias por ver cómo emiten o publican su trabajo.
Solo era cuestión de tiempo que alguien importase la idea al mundo de la comunicación gráfica, y esos vais a ser vosotros. Se nos han adelantado los publicistas, pero eso es normal: ellos son los de las ideas, y nosotros las ponemos bonitas. Ya comentamos en su momento que traer a nuestro campo ideas triunfadoras no es plagiar, sino adaptarnos a los nuevos y velozmente cambiantes tiempos.
Pero no nos quedemos en la piel y ahondemos un poco más en el concepto ¿Cómo cobro por que otros trabajen? Lo primero y principal es pensar un apellido para el nombre de tu empresa. “Academy” triunfa en la actualidad, pero “Escola”, “Institute” o “Formación” tendrán una gran pegada próximamente. Después solo queda establecer un precio digno para permitir que otros se cuelen en tu empresa a ver lo que hacéis. Independientemente de lo que vayas a cobrar, piensa siempre que van a trabajar gratis para ti, que sus ideas te pertenecen y que puedes darles todo tipo de trabajos “prácticos”. Además, como pagan, se van a deslomar para sacar el máximo provecho a su inversión. Triple beneficio para vosotros.
Entonces ¿todo son ventajas? No. Estás haciendo un proceso formativo; tu papel es supervisar e incentivar a tus alumnos. En esto toca ser avispado y remarcar la importancia del trabajo individual para no tener que estar constantemente encima de ellos. Por lo demás, es posible que hayas conseguido los trabajadores más motivados que puedes encontrar ¡y no solo no tienes que pagar, sino que cobras! El año que viene, si juegas bien tus cartas, tendrás una nueva remesa deseosa de empezar a aprender de ti.

NOTA IMPORTANTE: Es posible que alguno veáis en esto algún parecido con noticias recientes de alguna agencia importante. Es cierto, ellos abrieron la veda, pero por nombre e importancia es probable que sus “alumnos” sí obtengan un valor añadido de trabajar un año con unos genios (que lo son). Además, ellos sí tienen experiencia formativa y seguramente hasta un plan de estudios. Sin embargo, ni todos los futuros alumnos tienen los posibles que piden, ni esa agencia puede abarcar a todos los candidatos. En breve veremos el método exportado a agencias y estudios de toda ralea y condición, y ahí es donde vosotros podéis obtener vuestro trocito del pastel. No os durmáis en las ramas, cread vuestro nicho de mercado ¡y a cobrar! Aunque ya no llegue para las vacaciones en Saint-Tropez, pensad que Gràcia y Serrano también abren en invierno.
Como siempre os deseamos, salud, suerte y neoliberalismo. Texto: Nano Trias

Plausive