MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Este trabajo me mata. La época de la marca-feria


Cuando, hace unos años, fui a renovar los cuartos de baño de mi casa, pedí en la tienda que fuesen resistentes y duraderos. La dependienta, medio en serio medio en broma, me dijo: “hombre, no van a durar para siempre. Si no se estropeasen ¿de qué comería yo? Están pensados para que duren unos diez años”. La verdad es que la respuesta me sentó como una patada en el estómago. La tarjeta que nos había llevado hasta ellos era el mejor homenaje que he visto al mal gusto, así que pensé “y si le compro los baños a una empresa que tiene tan poco cuidado de su imagen ¿de qué voy a comer yo?”. Ahora me arrepiento de no haberlo pronunciado en voz alta, pero en aquel momento me callé. Entonces pensé que mi cara y la de mi pareja ya eran suficiente menosprecio. Publicado en Visual 148


Plausive