MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Perricac. Crear el mundo con papel


ballena2 copiaHay muchas leyendas sobre la creación del mundo. Aunque proceden de diferentes lugares y culturas, muchas coinciden en los materiales de los que surgió el mundo y los hombres. Agua, fuego y arcilla son algunos de ellos, a los que, gracias al cuidado trabajo de Perricac para el Teatro Real, se les podría añadir el papel. En el principio era la nada y nada, o casi nada, era justamente lo que tenían los miembros del estudio Perricac poco tiempo antes de ponerse manos a la obra con el encargo que tenían entre manos. Tras semanas de investigación, documentación y diseño de personajes, el Dios que según las leyendas de la Patagonia había creado el mundo se resistía a tomar forma. Sin él, no había mundo, ni leyenda, ni historia, ni, por supuesto, proyecto. Finalmente, todas esas investigaciones y desvelos dieron su fruto y el dios Kóoch se materializó en un plato de fiesta y una apariencia inspirada en piezas de artesanía popular, zarzillos y el Kultrun, un tambor ceremonial del pueblo Mapuche. Por fin podía dar comienzo El niño y la creación del mundo. Publicado en Visual 155

“Los responsables del Teatro Real conocían nuestro trabajo, sabían que hacíamos cosas en pop-up y nos llamaron –explican Raúl Espinel y Ángel Sesma de Perricac–. En un primer momento, su idea era que el proyecto se animara con pop-up, desplegables que se fueran abriendo en escena, pero era una locura, tanto en lo referente a la producción como al presupuesto. Lo que sí que tenían claro es que lo querían en papel, así que les propusimos hacer una animación con la técnica de stop motion”.
Una de las muchas actividades del Teatro Real es el Programa Pedagógico dirigido por Joachim Pflieger, con producciones de espectáculos destinados a familiarizar al público infantil con la música clásica. Esta temporada, la responsable y directora de escena de El niño y la creación del mundo, Rita Cosentino, propuso al compositor Miquel Ortega y al estudio Perricac que creasen una pieza audiovisual a través de la cual se explicase a los más pequeños el origen del mundo inspirándose en las leyendas de los pueblos originarios de América del Sur.
“Rita nos contó una increíble historia en la que un dios solitario creó el mar con sus primeras lágrimas y a partir de ahí por el cuento aparecen el sol, la luna, nubes, flores, animales, gigantes, dioses de la oscuridad y Elal, el niño que creará las estaciones y a las gentes del sur. Mientras hacíamos el primer storyboard Miquel Ortega nos mandaba las diferentes partes, que son un total de seis, y nosotros íbamos estructurando y diseñando las animaciones en función de la música. Hemos tenido muy en cuenta lo que transmitía la partitura a la hora de crear las animaciones, los personajes o elegir los colores de los escenarios. Por ejemplo, el rojo para las escenas de peligro, el rosa para la historia de amor, etc. En el fondo, el proceso de trabajo ha sido muy parecido al de hacer una película o un vídeo clip. Que estén tan bien sincronizados música y vídeo ha sido gracias a Cecilia Sancho, colaboradora habitual de Perricac, que se ha encargado de la dirección de fotografía y la edición de la animación. La sincronización ha sido muy importante para que todo encajase al comenzar los ensayos con el trío de flauta, violonchelo y percusión. Salvo algunos ajustes mínimos, como alargar algunas partes de los finales para que las músicas tuvieran un cierto margen a la hora de acabar las diferentes partes, no ha habido que retocar nada”.
A pesar de lo que pudiera parecer por la homogeneidad del resultado, el proceso de trabajo no siguió unas reglas fijas, sino que fue evolucionando para adaptarse a las circunstancias, necesidades e imponderables que fueron surgiendo.
“Teníamos bastante experiencia en trabajar con papel, pero era la primera vez que hacíamos una animación de estas características, así que hubo que desechar o modificar ideas que teníamos en un primer momento. Por ejemplo, no podíamos hacer travelling ni cosas muy complejas e incluso cambiamos la fotografía por el vídeo porque había partes que, en lugar de foto a foto, se rodaban y, como eso provocaba que las imágenes no quedaban iguales de iluminación o textura, preferimos utilizar siempre vídeo aunque luego solo empleásemos un fotograma de lo rodado.
También tuvimos que cambiar la ubicación de la cámara y, en lugar de hacerlo de modo cenital, está rodado en horizontal porque de esa forma podíamos animar algunas piezas con imanes que movíamos a través de un tablero”.
En definitiva, el proceso acabó basándose en el ensayo y el error pues, hasta aquellas cosas que parecían más dóciles y maleables, como los papeles, se comportaban ante las cámaras como estrellas de cine caprichosas.
“Hemos tenido algunos problemas con papeles que hacían más ruido en cámara y que ha habido que sustituir porque provocaban vibraciones o muaré. También nos hemos encontrado con el problema de querer utilizar papeles reciclados en los que hubiera tipografía o detalles gráficos pero fue imposible porque no pudimos encontrar papeles de esas características en cantidad suficiente como para poder construir tantos personajes en tan poco tiempo”.
La naturaleza del proyecto, su vínculo con la Patagonia y con lo telúrico permitió que, a la hora de crear todos esos seres, plantas y animales, las herramientas como tijeras y cúter compartieran protagonismo con las manos, que han rasgado directamente los papeles para conseguir texturas y acabados más orgánicos e imperfectos.
“Muchos de los papeles están rotos a mano, tanto los del vídeo como los de la escenografía del espectáculo en donde hemos recreado un trocito de la Patagonia. Trabajamos conjuntamente con el personal de utilería del teatro para montar la escenografía ya que todos los elementos que aparecen en escena están diseñados por nosotros, salvo el vestuario y los inventos del narrador del cuento que son diseño de Tiziana Magris».
Desde la formalización del encargo hasta su entrega, Perricac dispuso de seis meses. Un plazo breve en el que había que incluir documentación, diseño de personajes, creación de los mismos, y rodaje, edición y postproducción.
“Una vez que tuvimos a Kóoch, empezamos a rodar. En un primer momento lo hicimos en orden porque el comienzo, al tener mucho fondo negro, nos parecía la parte más sencilla. Notamos que, a medida que avanzábamos, resolvíamos las cosas mucho más rápido porque teníamos más soltura, pero también es cierto que había días en los que era necesario cambiar fondos, preparar personajes y, al final de la jornada, solo habíamos rodado ocho segundos. Hubo momentos de pánico porque, si echabas cuentas, matemáticamente no se cumplían los plazos. Sin embargo, y a pesar de la urgencia, necesitábamos recrearnos en los personajes, como cuando le diseñamos un traje de Balenciaga a la luna o le cortamos el pelo al gigante Nóshtex. En realidad eso nos oxigenaba y nos permitía disfrutar más del trabajo”.
El pasado mes de febrero El niño y la creación del mundo fue estrenada en la Sala Gayarre del Teatro Real, con una gran aceptación entre los niños que acudieron a verlo y que, en algunas representaciones, cantaron hasta tres veces la canción final junto al narrador, un aventurero buscador de leyendas interpretado por Manuel Rodríguez. Todo un éxito que se espera revalidar en otros escenarios nacionales e internacionales y en el que Perricac tiene una gran parte de responsabilidad.
“Para nosotros ha sido un proyecto muy especial en el que hemos puesto mucha ilusión y que sentíamos que estaba hecho a nuestra medida. Ha sido una oportunidad fantástica para poner en práctica toda nuestra experiencia con el papel y la ilustración, además de permitirnos explorar nuevos horizontes visuales. Hemos tenido la suerte de contar con la confianza del Teatro Real, que nos ha dado mucha libertad creativa a la hora de desarrollar la pieza de vídeo y la escenografía. Trabajar para el público infantil era para nosotros una motivación añadida y un gran reto, puesto que no es un público fácil y nuestro planteamiento estético era bastante arriesgado. Finalmente todo el esfuerzo que hemos dedicado ha sido recompensado viendo cómo los niños disfrutaban con la obra. De momento habrá que esperar a febrero de 2013 para volver a verla en el Teatro Real, y ojalá llegue también a otros muchos escenarios”.

Have any Question or Comment?

One comment on “Perricac. Crear el mundo con papel

Has dado en el punto con este articulo , realmente creo que este blog tiene mucho que decir en estos temas . Volver

Comments are closed.

Plausive