MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Y ahora sí, el problema es el Col·legi


Hace dos meses advertimos de las malas prácticas del decano del colegio de diseño de Catalunya, quien realiza peritajes judiciales a favor de empresas que tienen litigios con diseñadores. Fuimos comedidos y procuramos acotar el problema, ciñéndolo al ámbito individual: que el decano tenga un comportamiento éticamente inadmisible no debía por extensión arrastrar a la institución. Pero este planteamiento tenía fecha de caducidad. Dos meses son más que tiempo suficiente para aclarar los hechos y tomar medidas. No se ha hecho. El decano y el colegio se han puesto de perfil. Ni tan siquiera a título individual, los miembros de su junta de gobierno han querido negar, puntualizar, justificar estos hechos o desmarcarse de ellos. Llama poderosamente la atención esa connivencia –o habría que hablar de cierre de filas…– que no tiene sentido a no ser que… mejor no pensarlo. Publicado en Visual 175


1000friends

Seguimos con el Colegio. 1000friends es un estudio de diseño en el que trabajan creativos con autismo y síndrome de Down. Este año han ganado un Laus de Oro por el diseño de la Caja Roja de Nestlé. El Col·legi de Disseny de Catalunya ha arremetido contra los Laus porque consideran inaceptable que el concurso “esté abierto a cualquier interesado y no a los profesionales del diseño con exclusividad”. No son dos maneras de entender los Laus. Ni de entender el diseño. Son dos maneras de entender la vida.

El logo del pepé

Se ha escrito casi todo sobre la nueva identidad del Partido Popular. Ni vamos a extendernos en su mediocridad ni vamos a entrar en cuestiones políticas. Nos quedamos con la frase: “No ha costado ni un duro, lo hemos hecho nosotros aquí”. Ese es el nivel y la importancia que le dan. Pero hablando de diseño gratis, contrasta con los movimientos espontáneos de ilustradores y grafistas a las alcaldesas: primero fue en Barcelona el MLGB / Movimiento de Liberación Gráfica de Barcelona, más ordenado y con recorrido en el tiempo. Después en Madrid, caótico pero con una intensidad durante la campaña que es difícil de creer… Iniciativas ambas que muestran que la política desde abajo dispone de recursos nuevos.

Los plagios son para el verano

Con los calores del verano llegan los concursos de carteles, y con ellos los plagios y las polémicas. Y cuando sucede, el político se apresura a decir que en las bases estaba claro que… Lo que nunca se cuenta es que el coste no es solo el premio (sea éste en especie o en calderilla). No se cuenta que a veces hay que reimprimir todo el material gráfico. Que a veces hay que afrontar, se ganen o se pierdan, los pleitos con el plagiado que en su derecho está de reclamar una restitución económica y de la otra. No consta que ningún concejal haya dimitido por un mal plagio. Y habría motivos para exigírselo. Cuando la torpeza e impericia causa perjuicio a las arcas, en cualquier otro terreno, supone responsabilidad política. Aquí no se trata, como pasa a veces, de que quien gana la licitación no cumple después con lo pactado. Estamos hablando de imprudencia en el proceso de contratación. Hasta el tribunal de cuentas debería meter mano alguna vez al tema.

Los Laus

Sí, otro año más. Este año hemos leído muchas críticas a los Laus, en blogs y redes sociales. “¿Por qué se premia al Sabadell, que estafa a la gente? ¿no huele ya, que encima es sponsor?”. Una de las primeras cosas que llama la atención es que estas críticas se dirigen a los premios y a la adegé… ¡Pero si es el jurado el que decide! Casi ninguna crítica he leído contra el jurado.
SCPF / Sabadell gana por asfixia, presenta todo en todas las categorías. Y hace una comunicación muy Laus: dirección de arte impecable y un punto emotivo que en los jurados funciona. Sabemos que es un banco, pero es que lo que se premia son las piezas, no la ética del anunciante. Y es bueno que eso sea así. Es como si los goles de un delantero que maltrata a su mujer no contaran. O como si el árbitro expulsara a un jugador porque la semana pasada le pillaron conduciendo borracho… Nos gusta cuando gana el Athletic de Bilbao por su política de no contar con jugadores de fuera, pero no tendría sentido que por ello le regalaran un gol antes de empezar cada partido. Este razonamiento vale también para los que se quejan de que se premie a estudios o agencias que han despedido a gente ese año, o que están llenas de chavalines que trabajan en precario.
¿Por qué suscitan los Laus tantas críticas? Podemos atribuirlo a dos motivos. Uno es lo que nos gusta criticar lo establecido. Desde esta revista lo hacemos, así que no hemos de quejarnos por ello.
Pero hay otro motivo. Venimos observándolo desde hace décadas. Se repite. Vamos a exponerlo sin dar nombres. Es un fenómeno intergeneracional. Los Laus van por etapas. Siempre hay gente que gana muchos Laus, que arrasa. Pero lo hace por un periodo de tiempo. A veces son dos años, a veces cinco, a veces diez. Pero inevitablemente, eso se acaba. Cambia la tendencia, aparece gente más joven que ocupa la cresta de la ola. La mayoría lo ven como algo normal. Pero hay otros que no: viendo que su momento ha pasado, dejan de presentarse a los Laus por miedo a no ganar, a no ganar tantos como antes. Y entonces empiezan a criticarlos. Los mismos premios que eran un ejemplo cuando ellos los ganaban, son denostados y criticados porque ahora los ganan otros. Ya hemos dicho que no vamos a dar nombres. Pero alguno tenemos todos en la cabeza, ¿verdad?

Plausive