MAGAZINE DE DISEÑO, CREATIVIDAD GRÁFICA Y COMUNICACIÓN

Strømme Throndsen. Packaging noruego para el mercado global


El estudio Strømme Throndsen desarrolla proyectos de packaging que satisfacen tanto las exigencias del pequeño mercado noruego, como las necesidades de los grandes clientes internacionales.

strow

Una de las cosas que caracterizan a los lugares pequeños es que las noticias vuelan. Por eso, en un país como Noruega, con una población que apenas supera los cinco millones de personas, no tardó mucho en saberse que Strømme Throndsen Design hacía uno de los mejores diseños de packaging del norte de Europa.
Conseguimos hacernos una buena reputación muy rápidamente, explican desde Strømme Throndsen, no sin matizar que los entornos reducidos también tienen sus inconvenientes. El hecho de que Noruega tenga un mercado tan pequeño hace que las exigencias para los diseñadores sean mucho mayores. Por ejemplo, nos vemos obligados a crear cosas relevantes, que destaquen pero que, al mismo tiempo, alcancen al mayor número de personas posible, porque los nichos pequeños de mercado aquí son demasiado pequeños.
Strømme Throndsen Design fue fundado por Dagheid Strømme y Morten Throndsen en 1995, después de pasar casi una década trabajando juntos en otros dos estudios de diseño en los que desarrollaron muchos, pero muchos proyectos de packaging y construcción de marca. A partir de entonces y gracias a esa buena reputación, Strømme Throndsen Design ha conseguido llamar la atención no solo de clientes locales sino internacionales, para los que realizan labores de alcance muy diverso: desde un simple rediseño, a la creación de la marca y su desarrollo desde cero.
Ofrecemos un servicio integral. De hecho, eso es lo que más nos gusta porque así podemos desarrollar soluciones que aborden diferentes áreas y que estén hechas a medida del cliente. En todo caso, tampoco rechazamos proyectos más pequeños porque, independientemente del nivel de intervención del que dispongamos, intentamos elevar la calidad hasta donde sea posible. Algunos de nuestros trabajos de más éxito han sido para clientes con presupuestos pequeños. Lo único que hay que hacer en esos casos es simplificar y adaptar el número de propuestas y aplicaciones al presupuesto disponible.
La decisión de que Strømme Throndsen Design se centrase en el packaging no fue algo premeditado. Durante los primeros tiempos de su trayectoria, la plantilla se reducía a sus fundadores y, con tan solo dos personas, era más conveniente especializarse en una sola área, más aun si esa ya era familiar. Era lógico que ese área fuera el packaging, no solo porque era lo que habíamos estado haciendo, sino porque era el sector en el que creíamos que podríamos destacarnos y marcar la diferencia dentro del mercado noruego. Evidentemente, era la mejor estrategia y en poco tiempo obtuvimos mucha repercusión.
La estrategia dio resultado, y esa especialización ha permitido que Strømme Throndsen Design se diferencie del conjunto de estudios noruegos tanto por su capacidad para la estrategia y el branding, como por su habilidad para crear soluciones gráficas originales con muy buenos acabados.
Nuestras soluciones deben ser únicas y con una historia de marca relevante e interesante detrás. Más allá de eso, nuestra filosofía es crear diseños hermosos, atractivos y eficaces. Los clientes nos eligen por eso y, evidentemente, porque ya tenemos diseños de éxito que enseñarles. De hecho, que algunos de esos trabajos hayan recibido prestigiosos premios internacionales probablemente sea otra de las razones que contribuyan a esa elección.
Cuando se habla de la utilidad de los premios en el campo del diseño suele mencionarse la visibilidad que proporcionan al estudio y la confianza que generan en los clientes. Sin embargo, en el caso de Strømme Throndsen Design, se añade un aspecto más que apenas se menciona al hablar de este tema: la captación de talento.
Además de atraer clientes y servir de inspiración para seguir trabajando, una parte muy importante de ganar premios es que atraen al buen diseño. Gracias a haber recibido premios como Pentawards, recibimos curriculums de diseñadores de todo el mundo, y eso también beneficia al estudio.

Buenos productos y packaging de calidad

Premios, talento, diseño de calidad pero, a todo esto, ¿qué es lo que hace que un buen packaging sea realmente bueno? En Strømme Throndsen Design tienen claro que no todo es responsabilidad del diseñador. El cliente también tiene que poner de su parte aportando buena materia prima.
Lo primero y principal para que un packaging funcione es que el producto sea bueno. Sin eso, cualquier proyecto de diseño carece de sentido. A pesar de la calidad del producto, siempre es posible hacer un buen trabajo de diseño, pero nunca seremos capaces de conseguir un éxito a largo plazo si el producto no está a la altura.
En los últimos tiempos, la decisión de un consumidor a la hora de elegir un producto ya no solo depende de su calidad. La responsabilidad social o el respeto al medio ambiente y los animales son criterios a tener en cuenta a la hora de comprar una docena de huevos, un paté o un embutido. Algo en lo que también juega un papel importante el packaging responsable.
Procuramos tener siempre una perspectiva medioambiental que genere pocos residuos. Afortunadamente, Noruega ha desarrollado un sistema de reciclado para papel, metal, vidrio y plástico muy eficiente a través de una organización llamada Infinitum. Gracias a ello, estamos pudiendo reciclar más del 97% de las botellas de plástico y fabricando nuevas de gran calidad que pueden volver a ser utilizadas una y otra vez. Tampoco hay que olvidar que, en muchas ocasiones, el packaging se utiliza para preservar alimentos, especialmente los frescos, y evitar que se estropeen y acaben siendo desechados. Por eso, tan importante como cuidar el medioambiente con el packaging es no desperdiciar alimentos. Afortunadamente, ahora hay materiales que permiten un equilibrio entre ambas cosas y, cuando tenemos posibilidad de influir en el cliente sobre el material a elegir, lo hacemos”.
Del respeto al medio ambiente y de cómo se aborde el cambio climático dependerá el futuro del planeta y, en consecuencia, de Strømme Throndsen Design, estudio que, según sus responsables, estará atento a todos estos cambios sociales y a la evolución de los hábitos de consumo de los ciudadanos para plasmarlos en sus trabajos.
Nos gustaría que el papel de Strømme Throndsen Design en el futuro fuera el de un actor que influyera en la evolución de los envases a través del desarrollo de soluciones únicas y distintivas, que involucren a las personas y contribuyan a una comunicación sencilla y clara. También nos gustaría trabajar en cómo poder reducir el uso de materiales de embalaje y aún nos falta trabajar alguna vez con un cliente español, objetivo que esperamos lograr en algún momento del futuro no muy lejano. Publicado en Visual 201

Texto: Eduardo Bravo